LA ANGUSTIA POR SEPARACIÓN:

¿Qué es la angustia por separación?

La angustia por separación es un hito evolutivo por el que pasan todos los bebés sobre los 8-9 meses de edad. No obstante, nos volveremos a enfrentar a ello aproximadamente sobre los 18, 24 y los 36 meses de edad, y siempre que nuestro peque perciba que su rutina cambia. Su duración es de 2-3 semanas aproximadamente.

¿Qué signos tienen?

  • Necesitan mayor apego con mamá/papá.
  • Llora cuando no nos ven o les dejamos al cuidado de otras personas.
  • Provocan más resistencia a la hora de ir a dormir.
  • Aumento de los despertares nocturnos.

Por lo tanto, cuando llega la noche es muy probable que el sueño de nuestro peque sea intranquilo, puesto que ellos entienden que la hora de ir a dormir es una separación de sus padres. Observaremos que los problemas se manifestarán principalmente en la hora de conciliar el sueño.

Los niños “necesitan compañía para entrar en el país de los sueños”.

No obstante, a partir de los 12 meses de edad, comienzan a manifestar sus primeros miedos, e intentar que se duerman solos y a toda costa, además de contraproducente, puede agravar el problema, que sus miedos y que la ansiedad por separación crezca.

Algunos “tips” recomendables durante el día y especialmente cuando los dejamos al cuidado de otras personas sería:

  • Jugar con nuestro peque al cu-cú tras o peek-a-boo.
  • Antes de dejar a nuestro/a peque compartir unos momentos previos con él. (cantar, jugar…)
  • No desaparecer sin avisar (aunque llore tenemos que avisar cuando nos vamos.)

Algunos “tips” recomendables para conseguir una rutina efectiva antes de ir a dormir sería:

  • Mantener a nuestro/a peque activo/a durante el día y especialmente por las mañanas. (salir al parque, jugar, correr, reír…)
  • Establecer una hora más o menos fija para ir a dormir. (La rutina previa debe comenzar una hora antes.)
  • Evitar las luces brillantes, pantallas y juegos excitantes.
  • Despedirnos de todos y dar las buenas noches.
  • Hablar de cómo nos ha ido el día y las actividades que ha hecho.
  • Leer un cuento o cantarle una canción antes de dormir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *